Azul Mar Eterno

Asómate a mi mar.
Confunde su azul con el cielo.
Mar traquilo y sosegado.
Mar Eterno.

SE BAÑAN EN MI MAR

martes, 8 de febrero de 2011

ME CRECEN LAS MANOS




Me crecen,                              las manos.
           desde los pies,

Brotan manosesquejes entre los dedos.
Conquistando las rodillas,
trepan insurrectas por los muslos
y enraízan sediciosas en mi sexo.

Cubren el vientre y se escinden
en el reparto imprescindible de mis senos,
propagando manoshormigas que ascienden
incólumes por brazos,
codos,
 hombros        
y cuello.


Tapizan mi rostro
persuadiendo labios,
seduciendo oídos,
abrigando párpados.

Alojando suaves yemas entre el pelo.

Y, cuando las manos visten
de abajo a arriba mi cuerpo,
alevosas pactan la clave
-alguna exige silencio-
y me abren la piel de golpe.



(Corregido, Leo querido. GRACIAS!!!)


18 comentarios:

  1. Los versos llenos de deseo...(me imagino, dejándome arrastrar por la sensación)

    ResponderEliminar
  2. Que bella y poética descripción de un cuerpo que siente, palpa, seduce, abriendo cada poro de tu cuerpo que destila poesía….

    Bello poema, me encanto leerte querida Amelia

    Un enorme beso

    ResponderEliminar
  3. Qué bien lo cuentas, Ame.
    ¿ Por qué será que me resulta familiar la sensación ?
    Un abrazo enorme, hermana, amiga.

    ResponderEliminar
  4. Que gusto volver a leerte amiga..


    Después de tanto tiempo, espero poder ponerme al día con todos y todas..
    Recomenzar el año con la vida en brazos es lo mas bello del amor..

    Un abrazo
    Con mis
    Saludos fraternos de siempre...

    ResponderEliminar
  5. ...menos mal que me he traído conmigo a Roberta Flack ♫ que pueda llevarme de nuevo a casa,
    ¿yo? en shock, tú qué crees...?!
    Me encanta pequeña...

    De besuqueo, el justo... no vaya a serrrr, jejejej

    A.

    ResponderEliminar
  6. ¿Y cómo no nacer versos de este parto concebido durante la prolongada gestación de un orgasmo afónico? Tecno-erotismo de factura propria, con estructura trunco-esculpida a lo 'coitus interruptus'. Tuve que leerlo cinco veces, pero al final, me llegó. Para 'poeta sin sofá' estás cada día mejor sentada, sorgina mía. Besos y abrazos.

    ResponderEliminar
  7. Profundas sensaciones que hacen que el poema sea el mismo poeta. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Con este poema es como si ya ya conozco tu cuerpo.
    Te describes entera como si fueras la reina del planeta y rematas con el genial verso final: "En ese instante nacen los versos".

    Felicitaciones Amelia y un gran abrazo desde Copenhague la Fiel,

    Ian.

    ResponderEliminar
  9. ¡¡¡¡APLAUDOS!!!!

    Qué maravilla, me vi ahí con mi cuerpo llenándose de esquejes, pero los versos míos están ausentes, me pregunto con qué regarás tus manos...

    Besos.

    ResponderEliminar
  10. Curioso final, imaginativo y sorprendente.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  11. ¡plas,plas,plas!Poema bien trabajado y las metáforas bien estructuradas

    Gracias por tanta sensibilidad

    Besos

    ResponderEliminar
  12. Tienes un premio en mi blog y quiero compartirlo contigo.
    http://solomemolestaami.blogspot.com/
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Las manos vivas que regalan vida; tu poema está lleno de delicada sensualidad.

    Venía a ofrecerte un premio, si te hace ilusión puedes recogerlo en mi blog Dímelo en verso

    http://dimeloenverso.blogspot.com/

    Y también a dejarte un saludo cordial.

    ResponderEliminar
  14. NO tienes nada que agradecer, querida Amelia, es siempre un placer intercambiar opiniones y leerte.
    Un abrazo fuerte.
    Leo

    ResponderEliminar
  15. Qué maravilla, Ame
    a mí también, como dice nuestra Laura, me resulta familiar esa sensación...

    manoshormigas trepadoras, qué cosas, querida... no sé como era antes de la corrección de Leo, Pero ahora es una auténtica maravilla, todo repleto de sensaciones que recorren y cosquillean como hormiguitas...

    besosss, mi trilliza

    ResponderEliminar
  16. Sensualidad a flor de piel en un poema lleno de imaginación.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  17. te crecieron las manos y dieron sentido a tus mares, y volviste a humedecernos momentos enraizados en tu sensual estructura, en la arquitectura de la caricia...que se evapora
    al contacto de tu lectura.

    ResponderEliminar
  18. Pasé por aquí y me gustó leerte, seguiré viniendo, seguro.
    Un saludo

    ResponderEliminar